Grace, una niña mexicana de ocho años, dejó de sufrir ataques epilépticos cada hora desde que hace un mes empezó a tomar una medicina basada en cannabis. Es la excepción, pero brinda esperanza a las familias que se encuentran en la misma situación.

loading...